¿Qué hace que un logo sea realmente bueno?

En este reportaje de Vox, el diseñador gráfico Michael Bierut explica como se crea un gran logo.

Resumen del reportaje:

Michael Bierut y su equipo han creado varios logos muy famosos, entre ellos, los de billboard, United, Ted, Guitar Hero, y recientemente el de Hillary Clinton.

Bierut considera que los logos están sobrevalorados.

Algunos logos son amados, como el de Nike, otros son odiados, como la Cruz Esvástica.

En este reportaje los logos son clasificados en cuatro tipos principales:

Wordmark: Aquellos que se basan en el nombre de la marca, como los de Google, Disney, Coca-Cola e IBM. Considera que este tipo de logo es el más fácil y el más común.

Pictorial: Los logos que son imágenes, como el cocodrilo de Lacoste.

Iconografía Abstracta: Son los favoritos de la mayoría de los clientes que buscan a Michael Bierut y según el narrador del reportaje, podrían considerarse el santo grial de los logos. Ponen como ejemplo el logo de Pepsi, el del Chase Bank y por supuesto el logo de Nike.

El Logo Sistema (Logo System): Quizá la mejor forma de explicar el concepto es haciendo la comparación de la frase Logo-Sistema con la palabra Ecosistema.

Además de que puede contener la combinación de todos los tipos de logos mencionados anteriormente, el logo-sistema varía según el contexto en el que es presentado.

Ejemplos: El juguetón y contextual logo de MTV, los Doodles de Google y el logo-sistema que el mismo Bierut creó para Hillary Clinton.

Desarrollando un poco más la comparación, un ecosistema está formado por un conjunto de organismos y el medio físico donde se relacionan. Es la unidad compuesta por organismos interdependientes que comparten el mismo hábitat.  Los ecosistemas forman relaciones y cadenas que muestran la interdependencia de los organismos que lo componen.  En un logo-sistema sucede lo mismo. El logo se hace parte de lo que sucede en su entorno, se comunica y varía según el momento y las circunstancias, además de constar de varios elementos adecuados en cada uno de sus usos, se mimetiza e interactúa con los elementos que lo rodean. Pensemos nuevamente en los Doodles de Google, el logo de MTV, y en cualquier marca que varía su logo para que aparezca al mismo tiempo en una revista, en una figura 3d y en el favicon de su sitio web.

Michael Bierut explica que algunas personas creen que un logo como el de Nike fue grandioso desde el principio, pero la realidad es que el logo de Nike no era nada cuando fue creado. De hecho, ni siquiera convenció mucho a sus propietarios.  Luego, con el uso, al quedar bien en los zapatos y ganar fama, se convirtió el ícono de la cultura pop que es hoy en día.  Es decir, la historia y la compañía hicieron al logo, y no lo contrario. En el caso de Nike la magia comenzó en mercadeo y no en diseño.

Los logos abstractos son simplemente formas, y esas formas cobran fuerza con la historia, con lo que sucede a las empresas o personas que representan o impulsan a esa imagen.  La fuerza no está en la imagen.

El logo que Bierut creó para Hillary Clinton cambia con el contexto, permite usar cualquier combinación de colores, admite imágenes incrustadas…

Como conclusión, tanto el narrador como Michael Bierut indican que la apariencia de un logo no importa tanto como la fuerza que genere la marca o la idea que hay detrás de él.

Explicado de una forma más sencilla, los logos se hacen relevantes con una vida larga y no ganando discusiones de sobremesa ni concursos de belleza.

Cuando diseñaron el logo de Nike, la marca pagó solo 35 dólares a su diseñadora, quien unos años más tarde, cuando el logo se hizo importante, recibió varios reconocimientos de Nike, entre ellos, acciones de la empresa.